Harmony Clean Flat Responsive WordPress Blog Theme

¿Inviertes en ‘pitch’ o en clientes? Los peligros de la burbuja emprendedora

12:13 David Gaya 0 Comments Category : ,

Hace unos meses leímos un artículo en la Harvard Business Review en el que se hablaba de la verdadera fiebre sobre el storytelling (yo siempre prefiero narrativa) que recorre el mundo del marketing. En ese artículo se argumenta que la moda de la narrativa en los negocios ha empujado a muchas empresas a centrarse más en la historia que en lo que hay detrás. Algo así como mientras unos cardan la lana, otros se llevan la fama. Sin embargo, como el artículo argumenta, las verdaderas grandes empresas son las que tienen historias que contar porque están haciendo cosas realmente grandes.



Esto nos viene muy a mano, porque últimamente nos da la sensación de que algunas startups se dedican más a los “bolos” emprendedores que a lo que realmente deberían estar dedicándose.
Ya hemos hablado aquí de la burbuja emprendedora en la que nos encontramos. Esa burbuja se representa de muchas formas, pero una totalmente inequívoca es la interminable lista de “eventos de inversores” (así entre comillas porque inversores, normalmente, pocos), y concursos de “pitchs”. 



Estos eventos al final se colocan en una especie de calendario tipo campeonato mundial de MotoGP, pero no sólo eso, también hay categorías. Y claro, estar en primera división es difícil, pero muy reconfortante.

Y es que para algunas startups, esto se ha convertido en un objetivo prioritario. Mientras que esto debería ser una herramienta para conseguir visibilidad, financiación, negocio, etc. para algunas, se ha convertido en su objetivo, y casi en el día a día de su empresa.
Hace unos días, estuve en un evento en el que hablaba el representante de una conocida aceleradora española. Realmente estaba allí para hablar de innovación, pero le pregunté cuál era su visión sobre la burbuja de aceleradoras y de todo lo que hay alrededor del emprendimiento que bajo mi punto de vista existe. Su respuesta puede resumirse en “bendito problema”. Según él, en el caso de que fuera cierto que existe, todo esto al final es para ayudar a los emprendedores, y por lo tanto es bueno.
No estoy muy de acuerdo. Aunque es obvio que nadie puede estar desacuerdo con que se genere (incluso en exceso) condiciones positivas para la creación de nuevas empresas en este país. No creo que sea tan bueno, y eso obviando la inflación que puede generar un exceso de recursos destinados a esas startups (en la actualidad, parece que si no valoras tu startup en un millón de euros no eres nadie). Todo esto creo genera mucho ruido y, a veces, desvía a esas startups de lo que realmente deberían estar haciendo, creando la historia y no contándola.
En ese mismo evento se recordó el famoso acrónimo CFIMITYM (Cash Flow Is More Important Than Your Mother). Creo que poca gente en este mundillo aceptaría este principio como el primer mandamiento de cualquier startup. En cambio, y nunca mejor dicho, muchas veces “el dinero no está donde está la boca” (perdonad el anglicismo). A veces parece que para algunas de estas jóvenes compañías su métrica principal está en cuantos foros de inversores presentan al año. Podríamos decir que para algunas el principio fundamental es el EPIMITYM (Elevator Pitch Is More Important Than Your Mother).
Tenemos la sensación de que las rondas de inversión de verdad no se cierran en estos eventos de inversores. Quizás, y a lo mejor estoy diciendo una tontería, esas inversiones se cierran con reuniones 1:1 con inversores, revisando los planes de negocio, los hitos conseguidos, y cosas tan poco relevantes como el flujo de caja.
Si esta idea loca fuera verdad, mi humilde consejo para los emprendedores ahí fuera, es que miren su agenda. Si está llena de eventos de emprendedores, concursos de pitches, foros de inversores, y demás bolos del circuito emprendedor, quizá, y sólo quizá, deberían valorar si todo ese tiempo y esfuerzo no estaría mejor invertido en buscar clientes.

RELATED POSTS

0 comentarios

Únete a nuestra comunidad de emprendedores